24 abr. 2009

De ruta por Valderredible

Otra escapada en busca de ideas: una niebla persistente que no nos impidió disfrutar de la iglesia rupestre de Presillas, cavada en la roca, la única en su genero de dos plantas, que nos traslado a épocas pasadas.


Aquí podéis ver como se las apañaban para recoger agua, bien imprescindible incluso para un ermitaño de aquél entonces. Utilizaban cavidades escavadas en la roca para acumular el agua de lluvia. En la iglesia rupestre del Cuevatón, cerca de Cervera, se ve una gran cavidad que servía de aljibe comunitario a los que habitaban las celdas cercanas.






Abajo veis el espacio donde se hallaba ubicado el altar:



Y aquí el "pilar" que sujeta la segunda planta de la iglesia.



Visita recomendable, sobre todo para todo aquél a quien le gusta disfrutar de la naturaleza. Podéis coger el "bocata" y disfrutar del merendero que hay justo al pié de la roca, lo que nosotras por la niebla no pudimos hacer.

No hay comentarios: