3 abr. 2009

la pradera

.
.


Aún no se ha sacudido el verde pálido
de la hierba seca del otoño pasado
en las paderas que construye María;
tímidamente asoman las primeras puntas,
los arbustos salpican la ladera,
el cielo promete un día bueno,
si consigue deshacerse de la neblina matutina.

No hay comentarios: