5 abr. 2009

montañas de stracciatella




La propuesta de Esther es, ciertamente, curiosa. No utiliza los degradados habituales, ni el picoteo, sino formas geométricas, herraduras, triángulos, arcos que se desintegran franja por franja, creando así una sensación de claroscuro.





No hay comentarios: