20 may. 2009

la urdidura

A estas alturas del blog, ya no cabe duda: definitivamente, tejer no es llegar, sentarse y coger el hilo....., lo que se dice llegar y besar el santo.

Habéis visto como hemos elaborado el cartón. Dejándo aparte los meses iniciales del taller, en los que hemos aprendido sobre todo teoría, y saltándonos las clases de dibujo, acuarela y todo lo demás, hemos estado dos semanas trabajando en el cartón hasta terminarlo.

Luego hemos repartido el trabajo, hemos calcado y ahora tenemos que preparar los bastidores.


Con especial esmero pasamos el hilo de la bobina de un lado al otro. Ya sabemos de experiencia propia, que una buena urdimbre es importante para el buen trabajo del tejedor. Procuramos que la tensión sea igual sobre todo el ancho del bastidor.


Sujetamos bien los hilos en las vueltas por las filas de clavos, para que no se puedan escapar. Sería una desgracia enorme, ni nos lo queremos imaginar.

Luego separamos los hilos, introducimos la barra e igualamos, para poder hacer el borde.
Más nos vale controlar las ganas que tenemos de empezar a introducir la trama de colores. Igualar los hilos requiere su tiempo y estos preparativos son tan importante que no compensa precipitarse.





No hay comentarios: