27 oct. 2009

glosario alfombra (2): la materia prima

La materia prima

Los materiales necesarios para la confección de una alfombra persa son la lana, la seda y el algodón. La lana y la seda se usan sobre todo para el terciopelo de la alfombra, y raramente en la urdimbre y la trama, que normalmente son de algodón. La lana de oveja es la que más se usa. Las lanas más reputadas proceden del Jorasán o de las tribus Iuras y kurdas.
El algodón se usa exclusivamente para la urdimbre y la trama. En ciertos tipos de alfombra, como los de Qom o de Na’in, se mezcla con el terciopelo de lana un hilo de seda. En las alfombras más valiosas el terciopelo es de seda. En algunas alfombras antiguas se emplearon hilos de oro, de plata o de seda rodeados de un hilo de metal precioso. Actualmente, la urdimbre y la trama son siempre de algodón (excepto para algunas alfombras nómadas totalmente de lana), porque es más sólido y resistente y permite un mejor cuidado de la alfombra.

Pashm (Lana)

La calidad de la lana depende de sus cualidades como: suavidad, largura, espesor, solidez, elasticidad y capacidad de absorber el tinte de cada hilo fino que compone un puñado de lana. Además, la transparencia y el olor también determinan la calidad de la misma.


La lana de una oveja no tiene la misma calidad en todas partes de su cuerpo. La lana de la zona de los hombros en primer lugar, de la zona de las costillas en segundo lugar y de la parte de piernas y el vientre en tercer lugar, tienen de mejor a peor calidad en ese mismo orden.




Cuanto menos espesor y más largura tuvieran las fibras, mejor lana resulta. La lana de las ovejas bien alimentadas es más sólida, más elástica y más transparente.

Para hilar la lana, cuanto menos rizada sea mejor será la calidad de su hilo, ya que la lana rizada requiere un tratamiento químico para volverse lisa, el cual perjudica la resistencia de esa lana.




La lana, una vez separada de la oveja, ha de ser lavada varias veces para que pierda toda la pelusa, parte de la grasa y la suciedad que pueda tener. Una vez lavada; ya limpia, transparente y flexible, se empieza a hilar.

La lana tiene por sí misma unos colores naturales como el blanco, amarillo pálido, gris, marrón y negro. La mejor y más preciada lana es la blanca, ya que es la más fácil de teñir. Por eso comercialmente la lana blanca es la de primer grado. La capacidad de la lana de absorber el tinte depende de:

Su color natural, la cantidad de grasa que contiene y el espesor de sus fibras. La máxima calidad de lana es la que, tras previo lavado, presenta una blancura total, con un espesor de sus fibras de no más de 30 micrones y una longitud de no menos de 7.5 centímetros. La mejor lana viene de las ovejas criadas en zonas montañosas, con un clima moderado y una buena alimentación. La lana se corta o bien al principio de primavera o al principio del otoño. La lana cortada en primavera es de mayor calidad por su flexibilidad y transparencia.

-Kork es la mejor calidad de lana obtenida de las zonas del cuello, el pecho y de los sobacos de la oveja. Es sumamente blanda y flexible. Las alfombras más finas se confeccionan con Kork.
Todas las fotos de esta entrada y las que siguen las hemos encontrado en http://www.carpetencyclopedia.com/, una página en inglés sobre alfombras orientales.

No hay comentarios: